Tipos y usos de la energía solar

La energía solar por definición es la energía renovable que se obtiene gracias a la radiación electromagnética del sol. Esta energía se puede transformar en energía térmica térmica o eléctrica mediante la instalación de placas solares fotovoltaicas o placas solares térmicas.


La energía procedente del sol es la más abundante y aprovechable de la Tierra. Tanto es así, que hay estudios que afirman que el Sol emite en un día la energía suficiente para abastecer la demanda energética global de un año.


El Sol emite dos tipos de radiaciones:

  • Radiación solar directa es la que llega directamente desde el sol, atravesando la atmósfera y sin reflejarse sobre ninguna superficie.

  • Radiación solar indirecta por los fenómenos de reflexión solar y refracción solar de la atmósfera y las nubes.

Tipos de energía solar


La energía solar que recibimos en la Tierra, podemos aprovecharla de 3 maneras distintas.

  • Energía solar térmica

La energía solar térmica aprovecha la energía del Sol para producir calor. Este calor se utiliza después como fuente de energía tanto a nivel doméstico como a nivel industrial, transformando el calor en ergía mecánica y a partir de ella electricidad.


Para usar esta energía es necesaria una instalación solar térmica de baja temperatura, con una instalación formada por colectores o captadores solares instalados en el tejado o en una parte soleada del edificio. Éstos captura la radiación solar y la convierten en calor, generando suficiente energía para el uso habitual en un hogar: agua caliente y calefacción.


Otro uso muy común de este tipo de energía es para calentar el agua de una piscina.

  • Energía solar fotovoltaica

La fotovoltaica obtiene la energía directamente a partir de la radiación solar. Esto se consigue gracias a la instalación de paneles solares fotovoltaicos, que transforman la luz y el calor del sol en electricidad. Iguel que en el caso de la solar térmica estos paneles o placas solares pueden instalarse tanto a nivel doméstico en edificios y casas, como en grandes instalaciones (plantas fotovoltaicas).

  • Energía solar pasiva

La energía solar térmica y fotovoltaica, son dos formas de energía solar activa; es decir, usan diferentes tecnologías para captar y procesar la energía del sol.

La energía solar pasiva es la más antigua de las tres, y consiste en diseñar la vivienda de manera que permita maximizar la retención de calor con el uso de diferentes materiales y orientaciones. El objetivo es utilizar la energía captada durante el día para mantener el edificio calido durante la noche, o evitar el calor excesivo durante las horas de más sol.


Usos de la energía solar


La energía solar tiene muchos usos y aplicaciones. Repasamos las más habituales:

  • Agua caliente sanitaria. Los paneles solares se pueden utilizar para suministrar agua caliente sanitaria y calefacción a hogares y complejos de edificios pequeños.

  • Generación de electricidad. Es el uso más habitual. Los paneles fotovoltaicos se utilizan en sistemas solares aislados para alimentar dispositivos lejos de las redes eléctricas; también se utilizan en aplicaciones con demandas de energía tan reducidas que una conexión a la red eléctrica no sería económica (señales luminosas, parquímetros, etc.).

  • Grandes sistemas conectados a la red.



11 vistas0 comentarios